Todo sobre parejas

Cómo Pedirle Matrimonio a Mi Chico

Cuando una mujer le pide matrimonio a su chico ella empodera su vida


Cuando la acción de proponer matrimonio no es cuestión del hombre sino que es  la mujer quien toma la iniciativa, entramos en conflicto directo con el desafío cultural que la historia nos ha impuesto por nuestro género desde la más antigüa de las civilizaciones; “la mujer no debe pedir matrimonio eso es cuestión del hombre” es la frase que todas las mujeres en edad reproductiva o no de esta sociedad occidental o cualquier otra, nos han clavado en el fondo de las entrañas, por tanto escapar de esta premisa, es una labor ardua sólo permitida para las mujeres con más valentía y menos prejuicios infundados en su subconciente, pero que cada vez se convierte en la opción de muchas mujeres para satisfacer su deseo de casarse con el hombre que aman. Ahora ¿cómo abordamos el hecho de que el hombre es quién tal vez sea el que prejuzgue y se niegue rotundamente a no aceptar que le roben su papel histórico y de género en la decisión de la pedida de mano?  como podrán aceptar los hombres de esta generación que sea la mujer quién tome la acción en una cuestión tan importante en el recorrido emocional de la vida,  como podrá aceptarlo un hombre que ha sido creado a mentalidad antigua y que no desea bajo ninguna circunstancia ser relegado del trono de sus deberes como “hombre”. Para todas aquellas a las que se las ha pasado por la mente (eludiendo al instante la opción como si acaso de una posesión diabólica se tratase) pedir matrimonio a su chico, entramos en una especie de dicotomía literal, en la que solamente el género cultural detiene nuestras ganas de tomar la acción.  Se convierte en una cuestión reprochable para nosotras, que nos cuestiona y nos subleva a ponernos a nosotras mismas a la altura del tapete: Diálogo interior: Mi Yo Interior : Quiero pedirle a Juanito que se case conmigo Mi Yo Interior Cabrona:  Ni se te ocurra (reproche)  ¿pero que piensas hacer? ¿estás loca? ¿qué va a pensar él de ti? -Es el quién debe pedirte matrimonio, él es el hombre, un poquito de amor propio. -Mi Yo Interior: Es verdad, él es el hombre, él debe pedirme matrimonio. -Mi Yo Interior Cabrona: Ves, claro, es él el macho, que lo pida como debe. (AL instante una cuestionadora voz se cuela en tu interior) -Mi Yo Interior Preguntona:  – ¡Ajá¡ Y entonces, según llevas ya tres años con el susodicho Juanito: ¿porqué no te ha pedido aún matrimonio? (Y luego otra cruenta voz ) -Mi Yo Interior Culpona:  Eso, ¡eso es porque no te quiere¡. (sentencia) -Mi Yo Interior: Es verdad, es porqué no me quiere. (caes hundida) Tal vez no sea tu caso el de este diálogo, pero puede acercarse, ya que has decidido leer este post, la cuestión te toca cercanamente.  Cualquiera que sea la situación particular que te circunde, y aún tu pareja no ha tomado la iniciativa de pedirte matrimonio y ni siquiera toca el tema; es el momento de empoderarte y tomar las riendas de tu vida; si él no se decide, decide tú. Cuando una mujer pide lo que quiere; es ella quien controla su vida Por lo tanto aquí te damos algunos consejos e ideas de como pedirle a tu chico matrimonio y empoderar tu destino: 1º Ideas -Pedida de mano en una cena:  esta es la típica de los novios pero intentemos hacerlo diferente.  Puedes reservar una mesa en un restaurante que sepas romántico y con ambiente agradable, le invitas y  le dirás que han quedado  en un sitio normal, incluso que es un bar de comidas, esa noche te pones tu mejor vestido para que crees discordancia entre su vestuario normal y el tuyo elegante, eso le va a generar incertidumbre; no llegaréis juntos; queda a una hora en la que esperarás a que él ya esté en el lugar antes que tú. Cuando llegues deslúmbralo con tu mejor sonrisa, no hagas referencia a tu ropa, si te pregunta algo evade la respuesta, al sentarse  intenta no mantener ninguna conversación del pasado, cuanto más trivial sean los temas es mejor;  cuando ya estés en el postre o el café, sacas  la caja cerrada de “tu anillo” (que ya te habías comprado antes para ti misma)y la colocas encima de la mesa, muy suavemente la deslizas por el mantel y la dejas en frente de él, debajo de la caja escribirás una nota en rotulador : 

Una nota como esta puede ayudarte a decir esas palabras que tú no puedes

-Pedida de mano en casa: esta idea es para mujeres demasiado tímidas pero atrevidas, que no desean crear aspavientos en esta situación.   Espéralo en casa muy bien arreglada (nada de rulos o ropa de casa) me refiero a tacones, ropa linda y perfume, tienes que tener preparado al menos dos cosas: una linda cena y ligera (nada de grasas ni alimentos fritos, mejor ensalada o tentempié, algo de pescado o marisco, vamos que huela a mar la historia), el ambiente preparado; pones una lista de reproducción con música suave y romántica (nada de pachangas) y  que os guste a los dos; compras velas y algunas flores, decoras tu mesa (ideas para decoración de cenas románticas hay en internet miles, no coloques nada de corazones, ni te quieros o chuminás, cuanto menos pistas mejor).  En cuanto llegue; enciendes la música a bajo volumen y lo invitas a sentarse contigo, te preguntará a que se debe la cena, intenta que tus respuestas sean cortas, has bromas y no hables de nada importante, al terminar de cenar, intenta no pasar de tomar dos copas de vino, ni una más, cuando él menos se lo espere, te levantas de sopetón de la silla , subes la música y  le pides  con un gesto que baile contigo sin decir ninguna palabra; él no se lo espera.  En cuanto consigas que dé dos pasos de baile, lo coges bien duro de la cintura, te le pegas bien a su cintura, le pellizcas una nalga y en cuanto se ría, subes tus brazos rodeando su cuello; le dices con voz pícara que quieres baje al pozo mientras lo empujas con firmeza pero suave hacia abajo para que se arrodille.  Ten preparada la cajita con el anillo que  debe estar muy cerca para que puedas cogerla pero sin que él perciba donde está; una vez lo tengas de rodillas, tú cogiendo su cabeza le pones a olerte el vientre, sigues haciendo que estás bailando; te ríes, inmediato le coges de la cabeza que mira haca la tuya, sigues de pie y le entregas la cajita con una mano y con la otra coges su cabeza por el cuello.  Cuando sorprendido la coja; dices un rotundo; ¡si quiero casarme contigo¡  y ¿tú conmigo?.       

Abrázalo como si nunca quisieras apartarte de él


Sea cual sea su respuesta en este caso, debes esperar cualquier actitud, pero si todo sale bien y tu chico está contento y feliz, habrá valido la pena y sin personas alrededor, más intimidad y más confianza. -Pedida de mano con flores:  esta pedida de manos es para mujeres que son extremadamente tímidas y temerosas de la respuesta de su chico, y que tal vez están en la duda de si su chico las quiere o no para casarse, es una manera fácil y cómoda de saber si tu chico aceptaría casarse sin tener que pasar por el bochorno de un no quiero al momento de la pregunta.   La manera más sencilla es enviándole a casa un ramo de flores con una carta donde le expresas tu amor, haces un recuento de los momentos más emblemáticos que han pasado juntos  y tus ganas de compartir tu vida junto a él para siempre; al final escribes la gran pregunta y dejas puntos suspensivos.  El chico tenderá a llamarte para preguntarte si es verdad o no lo que estaba escrito en la carta,  si es al teléfono o personalmente que surge la conversación; dile que es totalmente seria y que quieres una respuesta. Sea cual sea el desenlace de esta petición, debes contar con el inconveniente de que te quedarás con la duda de no saber que pensará o que dirá o cual es su respuesta real, ya que no podrás ver las emociones, que sólo se ven en el acto y  no después de pasado, quiere decir que él puede en todo caso falsear un poco las emociones en el momento de quedar contigo o hablar por teléfono, y tú no podrás sacar verdaderas conclusiones de si te ama o no.

Regalar flores a tu chico es un lindo detalle


2º Consejos  -Según la psicología masculina, prepárate para algún disparate o alguna salida de tono inesperada, duda o incertidumbre que pueden agobiarlo.  -Prepárate psicológicamente para obtener una respuesta que no esperas;  un “no” rotundo o un ahora “no podemos” es muy pronto. -Espera lo peor a consecuencia de tu pedida de matrimonio; por lo  que se pueda desencadenar una ruptura futura. Cualquiera que sea el caso, y obtuvieras una respuesta inesperada (que puede suceder y debes estar preparada), te aconsejamos que tengas el “plan B” listo, ya que cuando uno pide y exige poner las cartas en la mesa de lo que quiere, pone en jaque las expectativas, en este caso de libertad, de la pareja. Este puede sentirse agobiado, sentir que las cosas ya no serán igual, puede sentir que tendrá más responsabilidades  o que no está preparado para dar un paso tan importante, etc.  Por lo que sea cual sea la respuesta de él debes estar preparada para el dolor, para llorar y sufrir un tiempo, y luego recuperar tu vida; para retomarla con más fuerzas y escogiendo a una persona que si quiera estar contigo siempre y que además se comprometa en conseguirlo.  Pero si todo sale como tú quieres y deseas, y es el motivo por el que estás leyendo este escrito, merecerá totalmente la pena haberlo hecho, si no lo intentas, nunca sabrás lo que hubiera pasado; y tal vez tu valentía y empuje te hubieran conducido a ese lugar que tanto anhelabas, por lo que en Vica&Vica Novias te apoyamos en tu decisión de accionar tus sueños, de tomar la alternativa de empoderar tu destino y ser feliz hasta que la muerte los separe, porque así tú lo quieres y deseas, y no porque tu hombre no haya tenido el la iniciativa vas a cortar tu ilusión.  Cuantas mujeres existen que por ese miedo del rechazo, invierten años y hasta décadas enterrando su sueño de ir al altar porque su pareja no ha tomado la decisión y la acción, viven en relaciones vacías que no saben a donde van, que no se han comprometido a nada, sin objetivos, ni futuro, como barcas sin destino, agarradas a ilusas promesas de amor  que se las lleva el viento y que no se concretan en nada, por lo que si tu chico no quiere lo mismo que tú, ábrete camino y busca eso que tanto anhelas con una persona que desee lo mismo que tú, y sobre todo ¡te pedimos  que nunca dejes de soñar¡

Sé valiente y atrévete a pedirle a él matrimonio, nunca sabrás que hubiera pasado

Author


Avatar