Your address will show here +12 34 56 78
Todo sobre parejas

Al momento de prometerse, la pareja que se compromete y a la que corresponde la labor de sellar el amor por su pareja, se encuentra con la cuestión de que anillo regalarle a su chica; grande o pequeño ¿qué elegir?.  Muchas mujeres anhelan que su anillo sea el más valioso de la corteza terrestre, otras se conforman hasta con una chapa de coca-cola, cada persona tiene su particular capricho, anhelo o deseo, pero más allá del conformarse con una u otra cosa vamos a ahondar más en la psicología del anillo de compromiso. En un foro nos encontramos con una pregunta muy peculiar de una novia recién comprometida, lo reseñamos de manera textual, versaba así; -Ayer me he prometido, miren mi anillo, que creéis vosotras, es grande o pequeño, yo esperaba uno más grande, que me decís vosotras?- Al instante de encontrarme esta pregunta, dudé que se tratara de un perfil  real, pero al investigar, descubrí que se trataba de una persona con un perfil bastante real, por tanto; una persona con una incertidumbre real, que necesitaba conocer una respuesta a su cuestión.  No contesté porque ya existía un aluvión de respuestas todas varios pintas, a favor y en contra de su pregunta.  Decir que las respuestas negativas fueron superiores, la tacharon de interesada, que no lo amaba, etc., según nuestro punto de vista, es una pregunta algo incoherente en el contexto emocional en el que ella se encontraba, si, pero que también necesitaba una respuesta que pudiera satisfacer a esta persona con una angustia por conocer los entresijos psicológicos que existen en el interior de su novio al momento de comprar su anillo de compromiso y del suyo propio para reconocer si ella podía aprobarlo o no.
Primeramente, mujeres del mundo; si un hombre con el que tienes una relación, toma la iniciativa o la decisión de comprometerse contigo, no se le cuestiona de ninguna manera su amor, su deseo o su interés por ti.  No cabe ninguna duda que si tu hombre ha decidido tirarse a la piscina contigo, es porque te desea, te quiere o te ama, pero más allá de los sentimientos que le producen tus carnes, está la cuestión material de las cosas; cuando ese mismo hombre que se quiere casar contigo se decide a comprar un anillo para sellar su compromiso, lo hace con el mismo nerviosismo que tú tendrás al recibirlo, por tanto él también se encuentra en la angustiosa situación de saber si te gustará o no; si te sorprenderá o no, si será el adecuado o no, así que a la afortunada que recibe su anillo de compromiso, siendo que esté muy enamorada, no le importará de ninguna manera el tamaño de esa piedrecilla solitaria que se encuentra en su dedo, lo único que le importa es que ese hombre al que ama quiere quedarse con ella para el resto de su vida, si la vida se lo permite.  Pero existen algunas mujeres que necesitan a grandes rasgos, que su chico las deslumbre con una piedra grande para ellas sentirse más amadas, cuestionan según el tamaño de la piedra cuanto amor siente este por ellas, sin saber que la cuestión no está en el interior de él, sino en el tu propio interior.  Si tu cuestión no es respondida por el sentido común al instante y tu corazón duda de su amor, simplemente porque no tiene la piedra adecuada, tienes que intentar cuestionarte si deberías casarte con esa persona, porque cuando el tamaño de ese anillo, que simboliza el sello del amor, se cuestiona, entran en conflicto todas las partes de tu interior, ese conflicto irremediablemente terminará por engullirte y la duda crecerá tanto que será muy complicado volver a ver en tu chico la persona para compartir todos los días de tu vida, ¿qué podemos hacer si no queremos dudar? simplemente, evadir interiormente el cuestionarnos si el tamaño importa, y si decidimos hacer caso a nuestros fantasmas, entonces es momento de tomarse un tiempo y alejarse de la pareja para meditar si realmente el casamiento es un remedio para nuestros males amorosos.   Porque la matemática no se equivoca, si no te gusta el anillo por pequeño, es porque tu amor por tu chico no lo es tanto, si te decides a negarte al matrimonio, estarás salvándote de un fracaso futuro seguro, ya que el amor; el verdadero amor por una pareja no hace distinción entre un pedrusco o una chapa de coca-cola.  Cuando logres comprender esto, seguramente, podrás tomar la decisión más acertada para tu futuro; porque el tamaño de tu anillo lo decides tú,  cuando lo miras  y lo ves es pequeño es porque tu amor por él es pequeño y si  lo ves grande es porque tu amor es grande; si brilla mucho es porque hay ilusión, si no brilla es porque existe miedo. Sea cual sea tu percepción interior de tu anillo de compromiso; en Vica&Vica Novias, sólo deseamos que tomes la mejor decisión para tu futuro; y que te cases con el hombre que amas de verdad; porque el tamaño del anillo no importa, lo que importa es el amor. 
0